Seleccionar página


Lo que nunca se puede imaginar uno que suceda, puede ocurrir en un instante, y es lo que me ha ocurrido con la reseña que hace de mi novela En un Imperio olvidado, Yolanda Toledo Villar en su Blog literario El gato trotero. Toda una experiencia para mi,que hablen como hace ella de una de mis novelas, colmando mis expectativas como escritor novel aunque lleve muchos años escribiendo y varios títulos publicados. Por eso quiero compartir con vosotros esa reseña, esperando que os decidáis a leerla y la disfrutéis como tantos otros lectores han hecho ya. Gracias a todos por leerme.
Francisco Casero Viana

EN UN IMPERIO OLVIDADO de Francisco Casero Viana

Ojalá camines por la belleza a lo largo de todo el día.
Ojalá camines a través de repetidas estaciones.
Poseerás de nuevo aves hermosas,
pájaros bellos y alegres.
Ojalá camines por el sendero marcado con polen,
entre saltamontes a tus pies, con el rocío a tus plantas.
Ojalá camines con la belleza.
Con la belleza ante ti, con la belleza tras de ti,
con la belleza en torno de ti.
Ojalá en tu vejez puedas ir por un sendero hermoso y animado.
En la vejez, por un sendero de belleza, vivo de nuevo.
Que concluya en belleza, que concluya en belleza.
AHO!!!

(Poema de los indios navajos. Rincón de Susu)

La historia de la conquista de Norteamérica por parte de España se inició trescientos años antes de que se llegasen a constituir los actuales Estados Unidos de América, y mucho antes de que los anglosajones llegaran a crear sus trece colonias británicas en la costa este del nuevo mundo. España había combatido o pactado con las tribus Ais, Creek, Kalusa, Mikasuki, Yamasi o Timícua durante la conquista de los territorios de La Florida y Apalaches; Olmecas, Méxicas, Tlaxcaltecas, Apaches lipan, Comanches, Siux, Chellenes, Pueblo o Navajos, en México, Nuevo México, Arizona, Texas o Las Californias, en aquel vasto territorio, casi siempre hostil y en gran parte desértico, que se extendía desde las costas de Veracruz hasta las gélidas tierras de Alaska, donde tropezaron con el Imperio Ruso.
No es esta una novela histórica en el sentido más ortodoxo del género literario. Sí es, más bien, el relato de la vida de Pablo, un muchacho vasco –guipuzcoano nacido en Lezo, para más señas– que, tras escuchar cuando mozalbete las historias narradas por marinos regresados de la colonia de Nueva España, al cumplir los 19 años y tras el fallecimiento de su padre, decide embarcarse para viajar hasta aquellas lejanas tierras conquistadas por la Corona española, que llegaban a alcanzar los 20 millones de kilómetros cuadrados.

Una novela histórica. Yo os dije que saldría de mi zona de confort este año y me adentraría en los tres géneros que más se me resisten, y aquí estoy desde mi promesa con mi segunda novela histórica como tal, porque para mi no cualquier novela que no sea contemporánea es histórica, todas lo serían si no tratan de la actualidad; para mi una novela histórica es una novela que cuenta hechos históricos o historias que bien podrían haber sucedido en dicha época histórica abordada en la novela, además ha de tener cierto rigor, contar con datos verídicos, novela de la cual no solo disfrutemos si no que podamos aprender Historia. Por esa razón, cuando digo que no me gusta o no suelo leer novela histórica me refiero a novela con base histórica real, no una historia de amor o un thriller con un escenario del Quattrocento o el siglo XV (por ejemplo) si no se adentra en la época real que refleja y le da realismo con datos y personajes que nos sitúen no solo física si no mentalmente en la época.
Pero claro, con estas premisas (son las que me enseñaron en literatura cuando hablábamos de géneros y los tipos de novela, aquí es donde entraría la Histórica, Thriller, Romántica, no en género literario, que es otra cosa como bien sabéis, y a este paso os voy a dar un tostón de esos mismos de los que yo huyo) el caer en el rollo de datos, fechas y volver a las aulas de la vieja enseñanza es todo uno.

¿Y qué razón me ha llevado entonces a elegir esta novela Histórica de manual, si no es de mi agrado el género? pues que contaba con el antecedente de la novela anterior del autor, Francisco Casero Viana, Desde la terraza, la cual algunos de vosotros también leisteis; dado mi grata experiencia con dicha novela, arriesgarme con esta era menos atrevido que la primera vez que leí al autor.

Ahora falta ver si esta experiencia sale igual de positiva, y no empezamos muy bien solo con el hecho de que la novela tiene casi 600 páginas, y a mi esto en una novela Histórica, me pone en alerta…demasiados traumas con las listas de los Borbones, Los Austrias y eso que me libré de la lista de los Reyes Godos que tantos quebraderos de cabeza dieron a otras generaciones. Pues nada, vamos a viajar al Lejano Oeste, muy muy lejano, tanto que ni siquiera existía como tal todavía, porque los españoles también estuvimos allí, a veces haciendo de las nuestras, y otras intentando vivir y dejar vivir…vamos a ello.

Mis conocimientos sobre la historia de Norteamérica son mínimos, a parte del Myflower, La matanza de las tribus indias, La guerra de secesión y los disturbios raciales, poco más sé sobre el país, y todo lo que sé es de manera superflua aprendido de las películas de Hollywood, vamos, como no saber nada; por eso todo lo que me cuenta el autor me suena a chino, y tengo que tirar de wikipedia en bastantes ocasiones para comprobar que en efecto lo que me está contando fue real ¿Y yo viviendo en la inopia? absolutamente, que me cantaría Alaska.

Pablo a sus 19 años decide un buen día dejar atrás su Guipúzcoa natal a la muerte de su padre, y seducido por las historias que los marinos vascos llevan siglos contando sobre el Nuevo Mundo, y enrolado como artillero en un navío español parte rumbo a aquellas tierras que antaño fueron territorio español y que siguen conservando el espíritu de aquel Imperio, desde Florida a Arizona pasando por Nuevo México y Texas entre otros. La lectura no podía comenzar con más acción, toda ella es una aventura tras otra, y esta que escribe que imaginación no le falta, cada dos por tres se perdía en imágenes de un Errol Flynn cabalgando por los vastos territorios americanos que tantas veces vi en viejas películas de la Metro; el autor nos describe a la perfección cada detalle geográfico, nos transporta a épocas pasadas cuyas pisadas de otros aventureros antes de Pablo dejaron allí marcadas para siempre, el detalle está en todas partes creando una historia visual impresionante, como si en realidad hubiéramos estado allí.

La acción y las aventuras copan la narración, Pablo vive un sin fin de peripecias que hará las delicias de los amantes de las novelas de Fenimore Cooper, Twain, Irving o el mismísimo Wister, todas ellas en las cuales el héroe vive desde ataques comanches, romances con bellas indias, doma de caballos salvajes, caza de bisontes, enfrentamientos con forajidos ¿No veis ya a Jhon Wayne cabalgando hacia Río Rojo? , pero cuidado, no penséis que esta es una novela de indios y vaqueros, un western, porque no es así, es un libro de aventuras por encima de todo y una master class de historia, tan máster que nos enseña sin darnos cuenta, jugando como los niños.

Son muchos los personajes de la novela, hay momentos en que me he llegado a perder y tuve que recurrir a anotar los que iban saliendo para poder situarlos y situarme en la trama, aquí reconozco que hubo veces que eché en falta algo más de profundidad en los personajes y menos en el ambiente, pero demasiados datos y poco calado en los sujetos, no resta mérito ni decae la acción pero a mi gusto que soy muy cotilla, me gusta saber más de los personajes, tanto física como emocionalmente, aunque el protagonista está sobradamente perfilado, pero me gusta que los secundarios tengan también su esencia aunque aparezcan brevemente.

El punto fuerte de la novela es sin duda la recopilación de datos y el altísimo nivel de investigación de Francisco Casero. Como os he dicho, una auténtica clase de historia lúdica, ni yo misma era consciente de todo lo que iba aprendiendo, y cuando oiga hablar del papel de España (cuestionable o no, ese es otro tema) en la colonización de América, ya no pensaré solo en centro y sudamérica, que también estuvimos dando guerra (y nunca mejor dicho) en los actuales Estados Unidos.

CONCLUSIÓN: Una novela histórica de aventuras y acción sin fin, una narrativa detallada y respaldada por un excelso trabajo de investigación que nos mantendrá enganchados a las peripecias y adversidades del personaje principal, muy bien arropado por una variedad sublime de secundarios; un abanico de hechos reales perfectamente integrados en una trama ficticia que deleitará a los amantes del género histórico y de las grandes hazañas de los antiguos conquistadores y aventureros.

He quedado contenta con esta nueva novela, tal vez algo larga para mi gusto, pero todos sabéis de mi pereza hacia el género, que no hacia el libro en si. Repetiría de nuevo con Casero Viana sin dudar.

EN UN IMPERIO OLVIDADO
Francisco Casero Viana

Facebook y Twitter del autor.

Para comprar el libro, clicad en el botón que aparece al principio de la Web del autor, debajo de la imagen del libro, y os conducirá a la página de Amazon donde está publicado para su venta.

Muyahidín GRATIS

¿Qué hay de cierto en la historia que nos han contado nuestros gobiernos sobre la vida de Osama Bin Laden?

 

Deja tus datos y recibirás mi libro Muyahidín GRATIS.

Política de privacidad

¡La suscripción se ha realizado con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This