Seleccionar página

Hola a todos de nuevo. Permitidme compartir con vosotros la tertulia que mantuve hace unas semanas con varios de mis lectores en el grupo de Facebook Círculo Creativo Literario en torno a mi novela Desde la terraza:

María Consuelo Zapata Espinosa
25 de febrero a las 22:25 h

Saludos querido grupo, señor Francisco gracias por su libro, no había podido entrar a la tertulia programada porque aún me encuentro hospitalizada y el internet no siempre lo tengo, gracias por aportarnos una linda y conmovedora historia, la cual ya le había expresado que me atrapó.

No soy crítica literaria, tampoco escritora, solo soy una persona que ama la narrativa, con aquellos detalles que me abrazan a través de las líneas. Estos primeros capítulos no es mucho lo que pueda opinar, ya otras personas del grupo desde su óptica lo han comentado, a medida que pasa cada capítulo es más emocionante y sorpresivo, estoy convencida que la continuación de la tertulia nos va a dar más contenido para expresar el sentimiento que deja su inesperado final.

Gracias y mil gracias por este regalo y aporte al grupo.

* * *

Adriana Sichero
25 de febrero a las 20:48 h

Pregunta. El desarrollo de su profesión, la labor de la Iglesia en lo que mejor hace conteniendo a las personas en momentos de vida y muerte sin perder el objetivo de la evangelización, y la constante mirada de la prensa en zonas de conflictos a veces más comprometida, y otras veces más por fuera, como es el caso de Javier, que me pareció un personaje pobre e innecesario y que le quitó riqueza al personaje de la propia doctora.

Me atrevo a decir (porque soy muy atrevida), que me hubiera gustado mucho que la historia me la narrara la doctora, y me mostrara otra África vista con ojos de mujer. Y que Javier no estuviera interponiéndose entre la doctora y yo, con sus preguntas.
Óscar fue el personaje más rico, no por lo que dice, sino por todo lo que no dice, pero yo como lector me imagino que sabe, que vivió, que sufrió y que calla.

Gracias Francisco por acercarme a su novela.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Hola, Adriana, me encanta su opinión, aunque como autor no la comparta.

Javier es una parte sustancial de la novela tal y como la concebí al escribirla, ya que de haber sido la doctora la que hubiese contado su historia, la novela habría tenido una trama diferente y, el narrador, en este caso la doctora Ferrer, en lugar de ser presencial o narrador testigo, se habría convertido durante toda la novela en narrador protagonista, y yo, como autor, en narrador omnisciente.

Si hubiese tratado la trama tal y como usted dice, tampoco habría hecho falta que muriesen los compañeros de la doctora, y cada cual, o no, habría contado su historia, pudiendo tener la novela un final deferente al que tiene, y parte de la intriga que existe a través de sus páginas, de la que nadie me ha comentado nada sobre las pistas subliminales que se dan en muchas páginas, también habrían desaparecido.

He dicho que me encanta su opinión porque se presta a un debate, no solo sobre esta novela, la trama y los personajes, sino sobre la forma más conveniente de escribir una novela, en la que, por supuesto, el autor la concibe y el lector opina según sus gustos, de ahí la diversidad de géneros literarios y lectores.

Pero quiero hacer una aclaración respecto a su opinión sobre Javier y la doctora, y la mía como autor: dentro del trauma psicológico que está sufriendo la doctora por el fallecimiento de su esposo y compañeros, es precisamente Javier, quien le da pie a la doctora para que vaya desgranando su historia a base de preguntas, y la que hace que la doctora salga de su depresión.

Otro de los puntos que nadie ha comentado, es precisamente el vocabulario empleado durante la construcción de la historia, base fundamental para una buena literatura, y que otros lectores y reseñadoras si han destacado. Tampoco ha dejado de extrañarme la falta de comentarios sobre sobre el giro final de la historia, impensable casi en cualquier novela de lectura rápida, sobre el que hay que tener mucha imaginación para plasmarlo en una novela.

Intentando suavizar el impacto emocional que se transmite con los refugiados, el asalto y el secuestro, hay un par de capítulos en los que aparecen dos personas entrañables, a mi forma de ver: la presencia del Tío Pepe y el sacerdote, sin embargo, tampoco nadie ha hecho mención sobre esos capítulos y las figuras que allí aparecen, dándome la impresión, de que su lectura ha sido rápida, sin percibir detalles que, como autor, he querido significar en la misma.

Por último, indicarle, que ha sido una novela escrita con mimo, con el corazón puesto en cada palabra, en cada línea, en cada escena y en cada personaje, y que solamente la vi en condiciones de edición, después de tres largos años de escritura y romper y romper borradores..

¡Ah!, por cierto, su primer comentario sobre mi necesidad de denunciar algo, en cierto modo es erróneo. Sí es cierto, y lo he explicado, que mi primera intención no fue escribir una novela, sino una denuncia por una serie de hechos ocurridos. Eso ocurrió durante el primer año de haberme puesto a escribir, pero desde que inicié esa…, digamos denuncia…, pero, hasta que creé la novela Desde la terraza, habían pasado cinco largos años, en los que tuve que leer mucho, estudiar…, y al final de ese proceso, lo que escribí, ni era lo que había pensado cinco años atrás, ni tenía ninguna intención de escribir otra cosa que una novela de la que ya tenía un proyecto que se fue modificando en el tiempo. Creo que usted se ha basado en un comentario, en una explicación sobre mi vida privada que nunca debí hacer, y que no volverá a ocurrir para que no haya malos entendidos.

Por cierto, ¿ha leído usted mi novela o solo se ha guiado por los comentarios de las asistentes a la tertulia y mis respuestas?

Respuesta de Adriana Sichero
Usted no me conoce a mí, ni yo a usted. Y por eso paso a explicarle.

Si no la hubiera leído, no hubiera participado, tal como hice en tertulias anteriores. Y si bien no leí el final aún, me atreví a dar mi opinión según cada una de las palabras que sí leí, y que me motivaron a opinar. Y porque Ivonne propuso en principio una parte, y no la totalidad de la lectura, si no, no hubiera participado.

Jamás «me guío» por comentarios de otros, no lo necesito.

Y su necesidad de denuncia está explícito en varios pasajes del texto, no me basé en sus comentarios personales.
Me consta que en este grupo se conoce muy bien mi postura personal, y mi opinión sin tapujos y sin perder la educación ni el respeto.
Lo que opiné es lo que sentí, tal como dije en un principio.

No suelo repetir opiniones ni comentarios ajenos. Pienso con mi cabeza, aun cuando camino en sentido contrario al resto y haciéndome cargo siempre de mis opiniones y posturas, asumiendo consecuencias como estas, por ejemplo.
Lo que me pasó con Javier, es que lo sentí muy obvio como hilo conductor del discurso de la doctora, y a mi entender (que no soy nadie) la doctora no lo necesitaba.

Y ya que lo comenta usted, le comento yo, que una de las cosas que observé, es el vocabulario «de entrevista» de la doctora y poco natural. A eso me refería con que ese personaje perdió riqueza. Y ahí mi disgusto con Javier.

Pero ese es un problema entre él y yo. Igualmente, sólo es mi opinión. Suelo analizar lo que leo, y eso es lo que hice con su novela.
Usted escribe y pone su intención a lo que escribe, yo leo y le pongo mi intención a lo que leo. Como cualquier obra de arte, quien observa, lee o escucha, hace su propia interpretación, más allá de la intención del autor. Y eso es válido. Y eso es lo que yo interpreté. La obra es suya, la opinión es mía.

Y me encanta que le encante mi opinión, aunque usted como autor no la comparta. ¡Pero es que no tiene más remedio que aceptarla !!!…porque los lectores somos seres independientes de los escritores, y en general no es habitual que el escritor se entere qué hizo el lector con su obra, y eso es lo rico de las tertulias.

Ojalá pudiera yo andar contándole a cada escritor, qué me pareció su obra. Porque el lector la transforma a «piacere». A tantos lectores, tantas interpretaciones…

Respuesta de Francisco Casero Viana
Adriana, sí puede usted opinar sobre lo que escribe cualquier escritor, bien en la editorial desde donde se publicó el libro, como Amazon en este caso, en Internet, en foros de opinión al caso, o en Facebook o Twitter. Cualquiera puede expresar su opinión sobre aquello que desee o que no esté de acuerdo.

Sin embargo, creo que, para poder opinar con objetividad, hay que leer la historia hasta el final; tal vez le sorprenda la actitud de ese personaje.

En cada entrevista realizada por cualquier periodista a cualquier persona, con independencia de quién sea el entrevistado, el conductor es el periodista, que nos puede gustar más o menos, pero que sin duda es quien mantiene el hilo de la historia del personaje entrevistado, y en esta ocasión, es Javier quien lo hace.

Él mismo reconoce su falta de experiencia como periodista y entrevistador, pero mejor o peor, en función de sus propias facultades y la personalidad arrolladora de la doctora, con todos los defectos que parece tener en la novela, consigue le cuente la historia de los cuatro protagonistas principales.

Quería comentar algo que usted ha dicho: es cierto que no nos conocemos personalmente ni usted conoce mis novelas como para opinar que en esta novela hay una denuncia. Solo me limito a informar de unos hechos reales dentro del contexto de mis novelas, ya que TODAS cabalgan sobre hechos históricos con la ficción de mis personajes. Son tantas las denuncias que se podrían realizar sobre situaciones determinadas en el mundo, que seguramente no habría papel suficiente para describirlas. Y como usted dice, ¿quién soy yo para denunciar algo, solo desde mi humilde opinión, sin mayores conocimientos que lo que otros han querido publicar o no?

Por otra parte, como ya le he comentado en otra ocasión, es precisamente Javier, el que, con sus torpezas y falta de experiencia, insta a la doctora a contar su historia y a salir de su depresión.

Como dice Gabriel García Márquez, los primeros párrafos de una novela son los que determinan la historia de la novela, y en este caso, es la propia doctora la que reconoce el importante papel que ha marcado Javier en esos momentos de su vida. Se lo reproduzco:

En esta ocasión, la angustia y el llanto no vinieron, el temor a la soledad tampoco. Y todo se lo debía al muchacho que caminaba por el sendero en compañía de Shammar –recapacitó.

Mi novela, podrá gustar más o menos, es una de las prerrogativas del lector. A mí también me sucede porque también soy lector, y existen autores de mucho renombre, incluso un premio Nobel de literatura, del que no me gusta lo que he leído, a pesar de ser un magnífico escritor.

Hay varios comentarios sobre mi novela que definen perfectamente la historia y la forma en la que está redactada, y la opinión que ha suscitado entre los lectores de Amazon:

Entretiene, emociona y permite aprender. Para mí, la novela completa.
Valorada con cinco estrellas.
Por Ruben FL
Valorada con cinco estrella.s 5 de octubre de 2015
Formato: Tapa blanda|Compra verificada
Retratos de personajes con experiencias personales extremas; pinceladas precisas sobre la convulsa historia reciente de naciones africanas enfrentadas; impresiones profundas sobre el contraste de culturas y sus consecuencias… todo ello se combina en ‘Desde la terraza’ y se presenta al lector bajo la forma de una conversación relajada entre dos personajes, que se va desgranando a lo largo de las páginas y nos permite entrar de lleno en la historia, emocionarnos con las vicisitudes de los personajes y comprender mejor los matices sobre hechos relevantes que, como europeos, solo hemos conocido bajo el tamiz de los medios de comunicación. Es una novela dura, pero encierra un mensaje optimista y solidario. Quienes la lean, lo verán rápidamente. En conclusión, recomiendo fervientemente la lectura de este libro.

Brenda González Pérez
Valorada con tres estrellas. 19 de noviembre de 2017
Formato: Versión Kindle|Compra verificada
Desde la terraza es una lectura que no termina de atraparme, se me a echo un poco larga al leerla, pero aun así es una buena historia y estoy contenta de haber tenido la oportunidad de leerla

GRAN OBRA
Por MARCOS
Valorada con cinco estrellas 10 de marzo de 2017
Formato: Versión Kindle
La obra relata, a través de los ojos de su protagonista, los lamentables sucesos acontecidos durante la guerra civil de Ruanda. Obviamente, no os voy a destripar nada; lo que sí voy a hacer, es transmitiros lo mucho que me ha gustado la novela. Con gran maestría, Francisco Casero nos sumerge en una historia pausada y detallista cargada de sentimientos, amor y fabulosas descripciones —me ha sorprendido gratamente el sinfín de palabras que utiliza el autor y que ni yo mismo conocía—. También he de hacer hincapié en la carga social que destila la novela por sus cuatro costados, y que, aunque conocía muchos de los hechos contados, me ha dejado con mucho que meditar. En resumidas cuentas, una novela que disfrutar con una buena taza de café; y a poder ser, DESDE LA TERRAZA.

Una bellísima historia de amor por encima de las razas y fronteras.
Por Albert
Valorada con cinco estrellas 24 de febrero de 2017
Formato: Tapa blanda
Magníficamente escrito y lleno del aroma y el sabor de África en todas y cada una de sus páginas. Redescubrimos la rápida y vergonzosamente olvidada tragedia de Ruanda a través del trabajo heroico de los médicos y religiosos que decidieron dar sus vidas para intentar ayudar en lo posible a las decenas de miles de desplazados que causo este sangriento conflicto étnico. Nos ayuda también a recordar el vergonzoso papel de la comunidad internacional, siempre tan lenta, tan torpe o interesada a la hora de reaccionar, sobre todo ante lo que suceda en aquellos países cuyo desarrollo ella misma a dificultado. Es un libro sin personajes, pero lleno de personas. Sus historias de valentía te hacen creer en la capacidad del género humano para el bien incluso en las situaciones más extremas, a pesar de sus muchas limitaciones y defectos. A pesar de la dureza que se describe en muchos de sus pasajes, en ocasiones ha conseguido hacerme sonreír ante ciertas situaciones de choque cultural muy bien descritas, sacadas a golpe de letras de la vida misma. Es, además, o sobre todo, una bellísima historia de amor por encima de las razas y fronteras. Una novela totalmente recomendable, a la altura de las grandes novelas clásicas sobre África.

Valorada con cinco estrellas
Por Lector 10 de septiembre de 2017
Formato: Versión Kindle
Me preguntaba a qué se debía el título tan sugestivo “Desde la terraza”. Para mí fue sorprendente encontrarme con una obra que cuenta a través de una larga entrevista la historia de cuatro médicos voluntarios que se embarcaron en una aventura humanitaria y, para su desgracia, coincidió con el asesinato de los presidentes de Ruanda y la República Democrática del Congo, como consecuencia, ellos padecieron los rigores del genocidio de los tutsi; fueron secuestrados, mantenidos en cautiverio y posteriormente liberados.
Toda la obra es contada por la doctora sobreviviente desde la terraza de su casa en Dar es Salaam a un joven periodista, con una narrativa minuciosa, en la que nada es pasado por alto, desde los detalles geográficos, políticos y arquitectónicos hasta los estados anímicos de cada uno de los involucrados, con la adición de que uno de los médicos voluntarios había sido el amor de su vida.
Un libro escrito con una corrección poco usual, con datos fidedignos que pueden interesar a los amantes de la historia.

Adriana, estos son algunos de los comentarios que puede encontrar en la página de descarga del libro en Amazon. Hay muchos más comentarios y reseñas sobre la novela que puede encontrar en mi blog http://pacocaseroviana.com. Y no todos los comentarios son de cinco estrellas, pero sí quiero indicarle que, por ejemplo, tanto Marcos, como Albert, son escritores con novelas publicadas, algunas de ellas entre las novelas más vendidas en Amazon.

* * *

Lola Jiménez
24 de febrero a las 21:40 h
Situar en Valencia, la parte de la historia que transcurre en España, ¿es por una deferencia a tu ciudad, o porque deseabas describir entornos familiares para ti?

Respuesta de Francisco Casero Viana
No, pero me crié en parte entre esos arrozales, conozco a la perfección el emplazamiento de acequias, campos, sus gentes y la casa del Tío Pepe, que es real. Lo mismo que la zona por la que entra Óscar en el puerto de Valencia. He sido buceador casi profesional hasta que tuve el accidente, soy socio del Club Náutico de Valencia y conozco casi todo lo referente al mar y a la costa que se refleja en la novela. Todo el entorno es real, incluso las procesiones a la “Geperudeta”, que llamamos así a nuestra patrona por llevar al niño Jesús en brazos y parece que va algo encorvada.

Naty Golz
24 de febrero a las 20:39 h
Yo quedé admirada de la solidaridad de los médicos, las hermanas y las demás personas que ayudaron a esas personas. Eso nos demuestra que hay personas que pudiendo vivir cómodamente prefirieron servir a los que sufren. Realmente me movilizó la novela y me llegó como ser humano. A veces nos quejamos y perdemos el sentido de lo Bendecidos que somos.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Son vocacionales.

Alicia Parrales
24 de febrero a las 20:18 h
Buen día a todos. La narrativa acerca de los desplazados y refugiados nos da una clara idea del sufrimiento de estos seres humanos. Pero me llama un poco la atención que no tuvieran desconfianza para acercarse a los recién llegados a pedir ayuda. ¿la desconfianza era sólo hacia los soldados y los otros grupos tribales? ¿Cómo podrían ellos saber que estaban a salvo en los campos de refugiados?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Alicia, el campo estaba trabajando desde hacía tiempo en manos de las hermanada de San Vicente de Paúl y cada día llegaban más refugiados. No podían tener duda sobre un campo donde había casi diez mil refugiados.

Respuesta de Alicia Parrales
Perdón no me expliqué correctamente. Me refería al momento en que se acercaban al tren.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Claro, lo primero que hacen es esconderse, hasta que comprueban que son soldados tanzanos y no del FPR.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Gracias Francisco.

* * *

Ivonne Martínez
24 de febrero a las 19:56 h
Francisco, te llevó muchos años lograr el resultado que nos has compartido. Me gustaría saber, ¿cambio mucho tu primer borrador? En cuanto a la historia y visión de los personajes.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Sí, Ivonne, termino de explicar en otro post las razones de la historia que después se convirtió en novela y a mí en escritor. Me costó, entre mis estudios, lecturas de clásicos, borrador tras borrador hasta la historia definitiva, cinco largos años.

Respuesta de Ivonne Martínez
Acabo de leer ese comentario. Dime una cosa. ¿en qué momento decidiste el nombre de tu libro?

Respuesta de Francisco Casero Viana
El título del libro surge después de terminar la historia, aunque lo vas madurando conforme escribes. En este caso, si la doctora cuenta su historia desde la terraza de su casa, era obvio que el título debería ser ese.

Respuesta de Ivonne Martínez
Elegir el nombre adecuado para una novela siempre es difícil, es como nombrar a uno más de tus hijos. Fue un nombre muy acertado.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Cierto, pero no solo por eso, sino porque si el título no engancha, lo mismo que la portada, estás echando por tierra todo tu trabajo de meses o años.

* * *

Pati Lop
24 de febrero a las 16:56 h
Hola, Francisco.
Podrías subir una foto de la casa y la terraza donde se narró la historia de esta genial novela.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Imaginación, Pati. la casa es la que han visto durante la lectura, la que cada cual se ha imaginado y que seguro que no tiene nada que ver con la que yo imaginé. pero voy a subir algunas imágenes para que se hagan solo una idea.

Todo está en lo que uno imagine. Esa es la magia de la lectura, que cada cual ve las cosas a su manera.

Respuesta de Ivonne Martínez
Gracias por compartir las fotografías. Hacen mejor aún mi percepción de las cosas.

Respuesta de Alicia Parrales
Buenas tardes a todos. Gracias Francisco por las imágenes.

* * *

Myrna Melano
24 de febrero a las 15:29 h
Oscar me fascina. Me impresionó y me dolió pensar que una persona puede perder todo hasta su identidad y religión para tener oportunidad en otro lugar. Lo que me encanta es que él no olvida sus raíces y sigue luchando para paliar los sufrimientos de su gente.

* * *

Naty Golz
24 de febrero a las 14:45 h
Buenos días. Francisco viajó al lugar de los hechos alguna vez. La historia me cautivó y fue una pregunta que desde el principio quise hacerle.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Hola Naty, No, no he viajado a África. He viajado a Brasil, Italia, Mónaco, Francia y Portugal.

Respuesta de Alicia Parrales
Al describir con tanto detalle, da la impresión de que estuvo presente en cada sitio de su novela. Me gusta mucho su forma sencilla y natural de dibujar cada momento en su narrativa.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Alicia, lo natural siempre es bueno, y si es sencillo de entender, doblemente bueno. ¿Para qué andar con palabras rebuscadas que tal vez los lectores no comprendan? Además, se trataba de una entrevista entre dos personas, de forma amigable y coloquial. No por intentar ser más culto se consigue llegar mejor al corazón de la gente.

* * *

Myrna Melano
24 de febrero a las 14:06 h
Admiro el coraje de la doctora al embarcarse en la aventura de andar sola a un país desconocido asolado por la guerra. La sensación de querer hacer algo y no dejarse envolver en un trabajo rutinario lo comprendo muy bien porque me pasa, pero hay que tener mucho coraje para hacerlo. ¿Te has inspirado en alguien que conoces o es algo parecido que has hecho en tu vida?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Eso les pasa a muchísimas personas cada día. Solo hay que intentar ponerse en la piel de los demás. Es cuestión de imaginación lógica u experiencia en la vida.

* * *

Ivonne Martínez
24 de febrero a las 5:47 h
Francisco, particularmente la frase de esta imagen me transportó a ese momento. ¿cómo obtuviste todos esos detalles?
«El aire era denso, caliente, húmedo, y un aroma indescifrable a millones de frutas y flores marchitas me golpeó en el rostro produciéndome esa extraña sensación de asfixia. Fue la primera impresión en contraste con el aire fresco e inodoro del interior del avión».

Respuesta de Francisco Casero Viana
Una experiencia de mi viaje a Río de Janeiro, suponiendo que puede ocurrir lo mismo en cualquier zona tropical cercana al mar.

Ivonne Martinez
24 de febrero a las 5:47 h
Francisco, desde mi punto de vista, como periodista, quiero decirte que has sabido representar muy bien el nerviosismo y entusiasmo de un novato. Le pusiste un gran reto entre manos, que logró llevar a flote. ¿alguna vez te sentiste como Javier?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Muchas veces en mi vida, Ivonne. Cuando se encuentran la inexperiencia con la seguridad, el inexperto, o calla y escucha, o su falta de seguridad le juega las mismas pasadas que a Javier con la doctora Ferrer.

Ivonne Martínez
24 de febrero a la 1:15 h
Francisco, ¿qué mujer te inspiró para crear a la Doctora Ferrer?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Hay muchas mujeres que podían perfectamente haberme inspirado. En literatura hay muchas, pero si alguien me pudo inspirar durante todo el tiempo que estuve escribiendo, sin duda fue mi esposa. Es, una mujer fuerte, voluntariosa, sensible y al mismo tiempo con muchísimo carácter para defender a los suyos en cualquier estado y situación, y yo tenía en mente mi denuncia por el gran sufrimiento que había padecido. Hay un hecho que ocurre entre nosotros que difícilmente he encontrado en ninguna otra pareja. Hay una compenetración tan grande que, incluso estando de yo de viaje, a kilómetros de distancia, es como si nos hubiésemos comunicado telepáticamente. Uno pensaba en el otro, y automáticamente sonaba el teléfono y sabíamos quién había llamado. Difícil de creer, ¿no? Pues sucedía muy a menudo. Y sigue sucediendo. Antes de que uno formule una pregunta verbal, ya está el otro contestando o diciendo yo termino de pensar lo mismo. Cosas de la vida y la mente.

Respuesta de Ivonne Martínez
Maravilloso, son de esas parejas en el mundo que están destinados a estar juntos.

Respuesta de Francisco Casero Viana
El próximo año, si Dios quiere, celebraremos nuestras bodas de oro.

Respuesta de Ivonne Martínez
Francisco, ¿En algún momento de la trama te sentiste atrapado por los personajes?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Sí, por supuesto. Siempre que escribes con el corazón, te sientes vinculado a la vida de los personajes que creas y a sus vicisitudes.

* * *

Lola Jiménez
Creo más en las personas que en estamentos y organizaciones; aunque estos sean un mal menor, y una parte imprescindible para poder llevar a cabo muchas labores humanitarias; y con lo que he leído, me ratifico en esta idea. En este primer capítulo, me ha llamado mucho la atención que los periodistas que los ayudaron en los momentos de mayor necesidad fuesen precisamente los que no se presentaron al homenaje.

Respuesta de Ivonne Martínez
Tienes razón Lola, es algo curioso, un detalle de tantos que se observan a lo largo de la historia. ¿existe alguna razón en especial para que ellos no asistieran, Francisco?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Estamos hablando de dos situaciones diferentes y además en el tiempo. Cuando los periodistas acuden el en helicóptero al campo de refugiados, ellos estaban en Kigali, con los cascos azules. Cuando se realiza el homenaje, este se desarrolla en Dar es Salaam, años después. No tienen por qué haberse enterado o estar a muchos kilómetros de distancia, incluso en Europa.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Lola, no creo en las ONG. Reciben mucho dinero, pero tengo muchas dudas sobre en qué lo gastan. Son organizaciones con muchísimo personal a sueldo que estamos pagando los que contribuimos con nuestras ayudas. Mira el caso de Intermón Oxfam y la corrupción que se ha destapado.

Respuesta de Adriana Sichero
Mucho dinero queda por el camino, en bolsillos «non santos» (Sociedad Civil y gobiernos), y no llega a los reales destinatarios que lo necesitan y para quienes se ha pedido, mientras pasan hambre, padecen enfermedades, y mueren. Una triste realidad actual, de la humanidad.

* * *

Ivonne Martínez
24 de febrero a la 1:13 h
“Desde la terraza”, es una novela llena de emociones, sentimientos a flor de piel y sensaciones fascinantes que enganchan, transportan en el tiempo y te llevan a recorrer cada lugar que se toca en la historia.
Puedes oler, sentir el sudor pegajoso en tu piel, puedes amar, odiar… Todo esto y más es este maravilloso libro. Gracias Francisco Casero Viana, por compartir tus letras conmigo y por dejarme vivir tan apasionante historia.

Respuesta de Myrna Melano
Desde la terraza me fue atrapando de a poco. El primer capítulo lo encontré muy bien escrito con descripciones de lugares que me parecía verlos, pero sus personajes no me conmovían. Me intrigaba porque intuía muchas cosas por descifrar. A partir del segundo capítulo quedé enganchada, conmovida, y también me ha hecho reflexionar en muchas cosas. Agradecida de leerlo.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Hola Myrna, Generalmente, los primeros capítulos de casi cualquier novela son introductorios a la historia que se cuenta, de ahí que tal vez no encontrase el aliciente que buscaba, sobre todo, después de lo que se ha hablado de ella. Sin embargo, una de las cosas a tener muy en cuenta, son las descripciones del personaje y el lugar, la actitud, el estado anímico y la gestualidad. Si en el primer capítulo, importante para mí por todos esos detalles que van a marcar el ritmo de la obra, no le han dicho nada, pensaré que en algo he fallado.

Respuesta de Myrna Melano
Es verdad Francisco. Además de introducirme a la historia, dejaba entrever un enigma. Me ha encantado y conmovido.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Gracias, eso me complace más. Pensé que no había dado el tono necesario para que se comprendiese bien una situación y el estado anímico. Me había asustado. jajajaja.

Respuesta de Myrna Melano
Por el contrario, lo has hecho muy bien. ¿Cómo te surgió la idea? ¿Fue una inspiración o está basada en algún suceso que has vivido?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Si, en principio quería realizar una denuncia sobre un hecho ocurrido a una persona muy querida. De hecho, se relata en la novela, pero quiero saber si lo han podido deducir y dónde. Sin embargo, lo difícil era saber quién contaba la historia hasta que se me ocurrió que la contase Óscar. Poco a poco y después de romper muchos borradores y tres largos años de escritura y aprendizaje, salió Desde la terraza.

* * *

Francisco Casero Viana
Me gustaría conocer cuántas personas del Círculo han entrado en mi blog y se han descargado gratis mi novela Muyahidín. En realidad, y a pesar del título, se trata de otra novela de aventuras entre la ficción y hechos reales.

Respuesta de Myrna Melano
Yo todavía no lo he hecho porque quería terminar esta. Si no, me disperso, porque soy ansiosa y abarco todo

Respuesta de Francisco Casero Viana
Tampoco es necesario descargar el libro si uno no quiere, pero muchas de las preguntas sobre mí y mis libros tienen respuesta allí, además de reseñas y artículos interesantes.

Respuesta de Ivonne Martínez
En breve descargaré Muyahidín, me interesa muchísimo. Tu primer capítulo es como los primeros 10 minutos de una buena película, te atrapa y te sientes ansioso de saber que sigue. El primer capítulo está cargado de sensaciones tristes. Cualquiera que haya perdido un ser amado puede sentirse así, vacío, que camina sin saber a dónde, sin ilusiones, sin esperanzas.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Me alegra saber que te ha gustado porque es muy difícil, siendo hombre, poder describir los sentimientos de una mujer.

Respuesta de Ivonne Martínez
Francisco, ¿cómo elegiste a la protagonista de tu novela?

Respuesta de Myrna Melano
Oscar es un personaje super atractivo. Seguro de si mismo, con un fondo de tristeza y buenos sentimientos me encanta. Max es su opuesto, pero también me atrae mucho, es descarado y a la vez atormentado.

Respuesta de Alicia Parrales
Buenas noches desde México. Como bien dices, Francisco, el primer capítulo nos muestra la gran tristeza de la protagonista mientras describe el marco histórico y el ambiente en el que se desenvuelve la historia.
Mi pregunta es la siguiente, ¿la idea de que un periodista hiciera el reportaje para desentrañar esta historia fue tu primera idea o contemplarse alguna otra?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Después de darle muchas vueltas, como a todos los personajes, me pareció la más correcta. Otro tipo de personaje habría hecho que la novela fuese diferente en todos los sentidos. Tenía que buscar a alguien que forzase a la doctora Ferrer para que contase su historia, y me pareció perfecto que fuese un periodista inexperto porque reforzaba el carácter de la doctora.

Respuesta de Alicia Parrales
Me encanta el carácter fuerte de ella. Siento que lo moldeo a través de todo lo vivido en ese lugar. El periodista, aunque inexperto, tiene un gran carisma y ese sueño de lograr una gran historia acerca del trabajo de ONG. Gracias Francisco por tu respuesta.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Myrna, lo difícil no es escribir, no es encontrar a un personaje, sino que sea el ideal, retratarlo, hacer que esté vivo, que transmita sentimientos, tanto da que sea un bendito como un malvado. El lector tiene que percibir a través de la lectura, en su imaginación, todo lo que seamos capaces como autores de transmitir. A pesar de considerarme un aprendiz de escritor, porque sigo aprendiendo todos los días con los grandes autores, con técnicas de relato, creo que mi novela Desde la terraza, con independencia de los gustos de los lectores sobre determinados géneros, es una buena novela. Da lo mismo la historia que se relate si está bien escrita, si transmite al lector emociones y visualiza las escenas. De eso se trata.

Respuesta de Alicia Parrales
Está novela me ha llamado mucho la atención, porque además de describir varios lugares de África también menciona con detalle la cultura y el conflicto de donde se desprende todo el horror de una guerra Civil. ¿tu novela podría ser un medio de difusión acerca de este hecho?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Lo es, sin duda, Alicia, pero hay muchas cuestiones que impiden que sea de dominio público. Al menos, tan extenso como lo pueda ser un medio audiovisual. La primera, es que los medios están en manos de los mismos que han provocado esas guerras: gobiernos, multinacionales, medios de comunicación al servicio de esos estamentos. y la segunda cuestión, es el gusto del lector por los diferentes géneros de novela. Hay muchos lectores que no les gusta saber nada de guerras ni motivos por lo desgarradora que puede ser una realidad, sin embargo, les cae la baba al leer novela negra, de zombis o vampiros. Algo que no entiendo porque no podemos vivir de espaldas a la realidad de lo que pasa en el mundo.

Respuesta de Alicia Parrales
Cierto, me incluyo en este grupo de personas. Sobre todo, cuando se trata del sufrimiento de una guerra.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Quiero recalcar una cosa, todas mis novelas, todas, tienen un tanto de denuncia como de difusión sobre hechos reales ocurridos en cualquier lugar del mundo, aunque con personajes de ficción, que son los que desarrollan toda la trama. No tengo preferencia por ningún país o época. Creo que cualquiera de mis novelas les gustaría, porque todas están escritas con el mismo talante. Son descriptivas y sus personajes humanos. Alicia Parrales, ¿me quiere decir que apaga el televisor, no escucha la radio, o mira hacia otro lado cuando ocurre algún hecho de esa envergadura? Sobre todo, no quiero que interprete mal mis palabras, porque entiendo que hay personas como usted con una sensibilidad extrema hacia ciertas cosas. Yo mismo veo las masacres que se están realizando en Siria y me entran temblores, pero están ahí, son cotidianas, Yo, personalmente, soy muy sensible hacia ciertos temas contra las mujeres y los niños. No soporto a los maltratadores sean del tipo que sean. Pero (respetando su opinión, ante todo), ¿sería mejor ignorar lo que ocurre a mi alrededor? En estos momentos, un grupo terrorista islámico africano, Boko Haram, ha secuestrado a 80 niñas. Ya sé que no puedo hacer nada al respecto, pero me duele que los gobiernos de los países que sí lo pueden hacer, no hagan hada.

Respuesta de Alicia Parrales
No me gusta ver la crueldad de las imágenes. Pero no podemos cerrar los ojos ante lo que pasa día a día en todo el mundo. Porque la historia la formamos todos. Somos parte del problema y de la solución.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Cierto, Alicia, por eso mis novelas, en muchos casos van en ese sentido, aunque procuro suavizar los hechos. Los cuento de forma que puedan ser leídos y entendidos sin entrar en excesivos detalles. De ahí la humanidad de mis personajes, para que creen empatía y el lector pueda disfrutar con mis historias.

Respuesta de Myrna Melano
Quería decir que me hizo pensar en la crueldad de las organizaciones y naciones armamentistas

Respuesta de Francisco Casero Viana
Myrna, lo peor que no se puede hacer nada. Me parece bien hacer las denuncias, pero los poderosos solo oyen el ruido del dinero

Respuesta de Juana López
Un título de acorde con la historia, ya que el lector se imagina esa espléndida vista y un cómodo lugar para narrar todas esas historias interesantes. La descripción de los lugares, la mágica convivencia de cada uno de los personajes con diferentes culturas, religiones, costumbres, tradiciones, los lugares; como se menciona una parte del edén se viven en estas letras
Mi pregunta. ¿Cómo escoger el lugar exacto o lugares de esta novela? ¿los poblados, la casa, el hospital, en sí, todos Existen?

Respuesta de Francisco Casero Viana
En principio hay que hacerse una sinopsis o idea de lo que queremos escribir, lugares, personajes y desarrollo sintetizado de la historia. Después hay que definir a cada personaje, bien con una idea o anotando detalles. Nos podemos fijar en la gente que encontramos por la calle, sus características, y después adaptarlas a nuestros personajes de ficción.
A mí me viene muy bien un viaje virtual con Google Heart para conocer detalles de los lugares, pero cada escritor tiene sus propios medios y formas para desarrollar sus novelas y que estas sean creíbles.

Respuesta de Juana López
¿Estuvisteis en, África, en La península Massani o en algunos poblados, cerca del volcán?

Respuesta de Francisco Casero Viana
No, en absoluto, pero busco información en Internet o visitó el lugar de forma virtual.

Respuesta de Juana López
El Ngorongoro. La montaña de los dioses. ¿Para esas tribus, o solo para los Massai?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Es tierra de Masai

Respuesta de Juana López
En lo personal, esta religión que describes, “animista”, me parece buena para la práctica de sus reglas, solo con tu conciencia, sin tantos perjuicios y dogmas. Me gusto el personaje de Oscar, su origen, su familia cariñosa, y en su interior pleno, muy seguro de su dios en su alma.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Busca en Internet Dar es Salaam y mira las fotos de la zona. Toda la información está en Internet, sólo hay que saber buscarla.

Respuesta de Juana López
Es fantástico como describes tantos sitios sin haber pisado esos lugares. La magia de internet nos ilumina, pero tu imaginación es genial.

Respuesta de Myrna Melano/em>
Siempre pensé que habías visitado esos lugares porque los describes hermoso. ¡Qué imaginación poderosa y poder traducirla en palabras!

Respuesta de Francisco Casero Viana
Solo se puede conseguir con interés, estudiando técnicas literarias y con paciencia, pero cualquiera lo puede conseguir.

Respuesta de Myrna Melano
África siempre me ha atraído y he leído descripciones de su tierra, pero en ninguna lo he sentido tan palpable como en lo que has descrito. Creo que es por tu forma de hacerlo, y eso no lo hace cualquiera. Porque no solo lo describes, sino que es como hacerme viajar allí.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Eso me han dicho en más de una ocasión, que leer una de mis novelas es cómo visionar un reportaje televisivo. Gracia que me hacen los que me leen. Intento reflejar en mis novelas a los personajes, situaciones y comportamientos. Sí lo consigo, y el lector disfruta con ello, me dan fuerza para continuar escribiendo.

Respuesta de Juana López
Es conmovedor el mundo que nos rodea, no solo en África, en cualquier punto, los conflictos, muertes inevitables; es incomprensible, ¿dónde están las organizaciones de ayuda o es que solo se hacen propaganda para ciertos intereses. La miseria el hambre y el dolor. Conllevado con las vidas de estos personajes. La madre Sor Lucia y Sor Angelica, atentas con su labor humanitaria y experiencia para organizar y cuidar a tantos desvalidos sin ningún interés.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Hoy en día, los misioneros y voluntarios de organizaciones humanitarias son los únicos que realizan esa labor. Los gobiernos miran hacia otro lado. Mi última novela publicada habla de un inmigrante vasco a la Nueva España del Siglo XVIII, lo que hoy es México y parte de los Estados Unidos de América. Relato la vida en un pueblo de Guipúzcoa, un combate naval, la travesía del Atlántico, la situación de Cuba en la época, otras batallas contra ingleses e indios, los amores con tres mujeres diferentes: una joven gallega, una un india taína y una criolla mexicana. La situación de Veracruz, Puebla, Guanajuato y México capital. Las historia de la conquista de México, la rendición de Cuauhtémoc, la historia de Malinche, los enfrentamientos con las diferentes tribus de indios mexicanos, el viaje a Texas y la conducción de ganado. Y eso sin haber estado en los dos países nunca. Posiblemente una de mis mejores novelas.

Respuesta de Alicia Parrales
Sin duda alguna será una gran novela como “Desde la terraza”. Muy interesante para mi, tratándose de mi país, México, y las raíces prehispánicas. Con gusto la leeré, Francisco.

Respuesta de Juana López
Estaré pendiente de esta novela, soy mexicana y vivo en Puebla. La situación de mi país será interesante descrita por vos.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Alicia, Juana, pueden leer los dos primeros capítulos de EN UN IMPERIO OLVIDADO en mi blog, y si les gusta, allí mismo tienen la pestaña de compra en papel o digital desde Amazon. El precio de descarga es de 2, 99 euros. Muy económico para el gran trabajo de investigación y creación que ha tenido. Sin duda la disfrutarán tanto o más que Desde la terraza.

Respuesta de Lola Jiménez
Lo que me más gusta de un libro, es que consiga transportarme al entorno en que se desarrolla la historia, que me haga leer más y más, para sentir todas sensaciones que se describen a lo largo del relato. Me ha gustado mucho este libro, porque es precisamente lo que me ha ocurrido con él. Quería preguntarle a Francisco: ¿Te siente identificado con alguno de los personajes? Cuándo te planteaste escribirlo, ¿cuál era el mensaje esencial, que querías hacer llegar al lector?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Es difícil de explicar, porque el espíritu que me impulsó a escribir, no fue precisamente escribir una novela, sino gritar al mundo la impotencia sufrida por unos errores médicos que casi llevan a la tumba a mi esposa en dos ocasiones. Peleé en los tribunales durante ocho largos años contra los jerarcas del hospital, el sistema de seguridad social español y contra dos compañías de seguros. Pero era la lucha de David contra Goliat, pero sin honda y sin piedra. Y perdí todos los juicios por falta de pruebas. Las hicieron desaparecer; desapareció la historia clínica de doce años de tratamientos e intervenciones quirúrgicas. Entonces escribí esa novela, la primera versión, pero también pensé que no podía poner nombres reales, y que, en realidad, mi historia no le iba a interesar a nadie. Calmé mis ánimos, y aquella historia de intervenciones, enfermedades, quirófanos y polémicas de más de doscientas páginas, quedaron traducidas a una pequeña historia que cuenta Óscar cuando están secuestrados por la guerrilla en un choza de la selva. Sin embargo, no cejé en mi empeño, y a través de esta novela, lo he podido contar, aunque solo sea un resumen.

Respuesta de Ivonne Martínez
¿Consideras que Oscar es un reflejo de ti? La situación vivida por tu esposa fue aterradora. Una pregunta más personal. Cuando leyó tu novela, exclusivamente esa parte, ¿qué te dijo?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Ivonne, todos los escritores dejan parte de sí mismos en cada novela que escriben con independencia del tema que traten. Por cierto, si con alguien me identifico más, es con Javier, aunque todos son mis personajes. Óscar en un vehículo conductor, lo mismo que la doctora.

Respuesta de Alicia Parrales
Creo que Javier representa el impulso y la energía con las que intenta dar a conocer a los demás la realidad. ¿Es así Francisco?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Sí. Creo que se puede considerar así.

Respuesta de Myrna Melano
A Javier lo veo cortés, educado y sensible. Me parece que esas cualidades le hacen encontrar a la doctora, a alguien en quien apoyarse para seguir adelante y contar su historia. La parte de las equivocaciones médicas y el daño que pueden hacer al cubrirse es dolosamente real. Me da mucha pena también la impotencia del médico y la culpa cuando no puede salvar a un paciente como cuando se muere el chico.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Cierto, pero eso es la vida en sí misma. Agradezco el interés que han puesto y la expectación que ha despertado está tertulia, pero me veo en la necesidad, por motivos personales, de dar fin a la misma. No la podemos mantener eternamente. Lo siento. Hágame sus últimas preguntas y con gusto responderé, pero solo durante esta noche.

Respuesta de Alicia Parrales
Yo quiero agradecerte habernos dado la oportunidad de leerte y de contestar nuestras preguntas. Mi última pregunta es ¿consideras qué nuestro interés y participación en esta tertulia sobre tu novela llenó tus expectativas acerca de lo que esperabas de la misma?

Respuesta de Juana López
Gracias por tu atención. Solo queda decir que el aprendizaje que nos dejas es maravilloso.

Respuesta de Francisco Casero Viana
La única expectativa que tengo cuando escribo, es que lo que escribo satisfaga a la gente que me lee, que se lo pasen bien con mis historias, aunque como en esta novela, hayan pasajes excesivamente dramáticos que puedan herir la sensibilidad de algunas personas, pero yo escribo ficción histórica, y procuro desdramatizar de alguna forma los hechos reales, pero sin desvirtualizarlos al mismo tiempo. En todo caso, debería preguntar yo, si está novela y mi forma de escribir y detallar ha cubierto sus expectativas como lectoras.

Respuesta de Alicia Parrales
Te puedo decir, que me ha gustado mucho el desenvolvimiento de la novela. Los hechos están narrados en razón de la temática histórica. Sí puedo decirte Francisco Casero Viana, que la novela “Desde la terraza” es una hermosa novela que despierta mi sensibilidad y que me hace sentir una gran empatía por los personajes que, en su afán de ayudar, despiertan en mi conciencia acerca de los acontecimientos. Felicitaciones Francisco Casero Viana.

Respuesta de Myrna Melano
Yo solo quiero darte gracias por el libro, por tus enseñanzas y por tu amabilidad. Te mando un abrazo

Respuesta de Francisco Casero Viana
Me alegra.

Respuesta de Juana López
Si, tu narración fue interesante, me sentí emocionada y a gusto.
Saludos.
R
Respuesta de Francisco Casero Viana
Gracias a ti.

Si os interesa leer alguna novela mía más, Muyahidín la tenéis con descarga gratuita en mi blog.
También podéis leer los dos primeros capítulos de mis otras novela en el mismo blog. Entrad, es gratis.

Respuesta de Ivonne Martínez
Francisco, te agradezco profundamente, tu amabilidad, el tiempo dedicado a responder. Ha sido una grata tertulia. Con gusto haremos llegar nuestros comentarios a tu blog. Un abrazo amigo.

Respuesta de Francisco Casero Viana
Gracias Ivonne, y a todas las personas que habéis participado en ella. Me ha complacido vuestro interés y espero que mi novela os pueda dar pistas para realizar vuestros relatos.

Respuesta de Esperanza Benayas Cano
Buenos días, es la primera vez que asisto de oyente a una tertulia vía online, he de decir que me gusta leer las preguntas y respuestas una vez terminadas, cosa que acabo de hacer, lo he hecho así porque de esta manera no pierdo detalle de las cosas que a mí me han pasado por alto, lo cual me viene a demostrar que no he leído bien la novela. Eso es bueno, porque, aunque ya dije en su momento que la había leído de un tirón en una tarde, más bien podría decir que la devore sin saborearla, prometo que volveré a leerla una vez que esta tertulia termine y con los apuntes en la mano para sentirla en su justa medida. Gracias por enseñarme a leer, aunque no lo creáis lo habéis hecho.
Gracias a Francisco Casero por su amistad y sus hermosos libros, a Ivonne Martínez por haberme invitado a esta experiencia nueva en mi vida y muy gratificante, y para todo un enorme abrazo. Me ha encantado la foto del cuadro del libro, ¿con qué programa lo has hecho?

Respuesta de Francisco Casero Viana
Gracias a ti, amiga Esperanza Benayas Caño, y gracias por leerme y tenerte como amiga. Te deseo mucho éxito con tus libros.

Muyahidín GRATIS

¿Qué hay de cierto en la historia que nos han contado nuestros gobiernos sobre la vida de Osama Bin Laden?

 

Deja tus datos y recibirás mi libro Muyahidín GRATIS.

Política de privacidad

¡La suscripción se ha realizado con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This